Páginas

martes, 18 de marzo de 2008

Sangre y vereda



Hoy decido tomar y aprehender el rocío a cada amanecer y acoger la sonrisa cálida del sol en mi corazón para bombear la sangre apasionada de vida hasta cada parte de mí, transformar las venas en extensiones de deseos cumplidos de trascendencia, que impregnen la piel de una hoja o de un ser.


Decido hoy ser cada vereda que a la izquierda o derecha del camino he mirado, dejar mi corazón a como cueste la huella en cada pisada y en cada perfumada flor al paso; recibir a piel el toque del viento, aspirarlo y llenarme de él; ser agua renovando el espíritu propio y el de quien a mi paso encuentre.


Hoy decido viajar a tierras nuevas, a ésas que han estado esperando sabiendo que llegaré y a las que sorpresivamente tocaré en sus playas... dejaré de mí y me llevaré de ellas. Pero eso sólo al final de mi permanencia, mientras ésta corre me volveré sangre y vereda.



2 comentarios:

EDITH dijo...

NO HAY MAYORES DESICIONES QUE LAS QUE TOMA EL CORAZON.. AVECES EL CEREBRO NOS DICE CIERTAS COSAS.. PERO EL CORAZON..
SOLO EL CORAZON ES NUSTRO GUIA..
ME HA ENCANTADO LA MUSICA..
JEJE
NO TE MOLESTARIA SI TE AGREGO DE LINK DEMI BLOG??

AHEO dijo...

Sería un honor... gracias.