Páginas

domingo, 23 de noviembre de 2008

Tinta



No tires nunca, NUNCA, un bolígrafo que todavía tenga, por poca que sea, tinta. Y recupera aquéllos que aún tengan... y agota incluso las manchas porque, si no, nunca llegarás a saber todos los secretos de líneas que guardaban.

Las líneas serán palabras y dibujos...

Las manchas... ¡las manchas son señales y respuestas y constelaciones!

Fotografía y texto: Francesc Picas "A Ultramar"

4 comentarios:

@Patrulich dijo...

No las tiro, no! Nunca se sabe qué secreto más puede surgir de una simple gotita, jaja!

Besitos, princesa! Y muchas gracias por tus palabras hermosas en mi blog!

Marcelo Dance dijo...

Guardo con cariño una vieja
lapicera Parker que me regalaron en Mastercard y unos cuantos bolígrafos, sobre todo uno que dice "Recuerdo de Zacatecas".
Pero jamás podré olvidarme de un bolígrafo que me manchó una campera de corderoy que quiero mucho y que me obligó a andar por la vida con esa mancha, mirando desafiante al que pasa, como diciendo: Si, mi campera está manchada de tinta, So What?
Un Beso Airebis!

Antiqva dijo...

Vaya, al fin descubri donde se encierra el gran secreto de la Inspiracion...

Claro, que ahora, con esto de los ordenadores, es posible que la Inspiracion ya no este en los boligrafos sino en algun megawait extraño de esos...

Un abrazo, amiga

AHEO dijo...

Patru, nada que agradecer, solo escribí verdades. Un abrazo.

Pues si es de por acá el bolígrafo debe ser muy querido para tí Marcelo jaja!...con respecto a la mancha yo creo que contribuyó al cariño por esa prenda jeje! Un abrazo.

Antiqva, pues debo confesar que la tinta y los megawait son bondadosos con cada uno de los que nos aventuramos en esto de escribir, porque !ah como hay de cosas por leer de cada uno de los que habita la blogósfera¡ Un abrazo, amigo.

Gracias a los tres por sus palabras
Haydeé :)