Páginas

domingo, 9 de noviembre de 2008

Te hablo


Te he hablado...

...si, como haces tú... en silencio...



Te lo he aprendido, pero no del todo pues sabes que hay grafías para tí, quizá no con el reloj externo puntual pero sí con el reloj de mi espíritu que me dicta en unos instantes presuroso y en otros calmo...



Quizá lo sepas, he intentado decirlo, sólo unas veces para no cansarte y quizá sea ése el mayor silencio: no robarte más instantes.



Esperar silencios y obtenerlos me llena de paz, porque aprendo a vivir un poco más sin especular, sin suponer. He de confesar que es tarea difícil, pero necesaria para liberar el corazón y por tanto el espíritu... y tú, Mar, de a poco tocas mi corazón así, con destellos azules silenciosos... aprendo un poco a ser libre, te aprehendo ...



Ahora te doy más silencios...



AHEO

3 comentarios:

EDITH dijo...

A VECES HASTA EL SILENCIO TIENE UN LENGUAJE.. ASI COMO LOS TRES PUNTOS... Y LOS COMPACES EN UNA PIEZA MUSICAL..
LA GRACIA ES APRENDER A ESCUCHARLOS .. PARA ASI INTERPRETALOS EN TODA SU PÒLIFONIA..NO??..
BESOTES

Marinel dijo...

En el silencio las palabras calladas susurran sentimientos que van formando sensaciones marinas o no...
Pero lo mejor es sentarse a escucharlo y comprenderlo, aprenderlo y aprehenderlo...
Bonito, bonito.
Un beso.

AHEO dijo...

Cierto amigas, la mejor parte del silencio es saber escucharlo y descubrir su armonía. Un abrazo para ambas.
Haydeé :)