Páginas

martes, 19 de agosto de 2008

Cuéntame




Cuéntame aquello que habita en tu ser y es diferente de lo que habita en el mío. De las similitudes sé algo y por existir, han sido las que originan los vínculos, algunos neonatos otros fotaleciéndose.


Háblame de las diferencias... de tus diferencias conmigo... pero no las hables solo con palabras, sino con actos, déjame verte, saberte... permíteme hacerlo. Hablame de ellas, en extenso, que no en un instante.... háblame con tu risa, con tu mirada, con tu enojo, incluso con la indiferencia porque es tuya... no supongas nada respecto a mi mirada.


De las semejanzas sé algo, no tanto... pero aún así han sido las que causalmente me trajeron a tí... de las diferencias quiero saber ahora para abrazarlas con el corazón si es que me dejas...


Intento decirte que amo las similitudes no sólo porque existen sino por ser contigo, pero para amar a un espíritu completo necesito amar la diferencia...


Por ello, cúentame ¿cuáles son tus diferencias?



PD: A quienes me hablan desde el corazón.

AHEO

1 comentario:

Catalina Zentner dijo...

No podría decirte mis diferencias ya que a veces no me reconozco.
Soy una y tantas que me pierdo entre ellas.
Sí, estoy segura de una cosa: amo la poesía, los seres sensibles, la vida con sus contrastes e imperfecciones.

Un abrazo y gracias por tu amable visita.