Páginas

jueves, 10 de noviembre de 2011

HH

Canción final *






Dos nombres...

Mi nombre inicia con un silencio.

Hay diferentes silencios. Los pequeños, que pueden ser el preámbulo de situaciones trazadas como agradables o los que existen para aceptar algo que se ha escuchado, mirado o sentido; también están  los de mediano tiempo, que duran un poco más, como los que revolotean en las miradas atentas o los que nacen de escuchar con cariño a alguien.

También hay silencios de larga duración... algunas veces te dejas abrazar por ellos porque llegan de manera sorpresiva y no hay de otra, pero también sucede que en ocasiones eres tú quien busca su abrazo.

Después de encarnarme el sufrimiento pronosticado por mí misma, he buscado un abrazo de esos. Es necesario. Este tipo de silencios me acurrucan para re-encontrarme, salir del extravío de mí misma y del camino hacia mi lugar. A fuerza de lágrimas nacidas desde el más auténtico deseo de regresar a la realidad, el silencio me obsequia certezas, entre ellas la serenidad en el alma, la ternura a mi propio corazón, la honestidad de la sonrisa. 


Para la herida usaré alguna especie de hilo... ja! también inicia en silencio.
Creo que en este caso el silencio está dado porque debe ser hilo de objetividad y sensatez, que a menudo no se llevan bien con el enamoramiento, por lo tanto, seguro a cada puntada corresponderá una punzada que estremecerá desde el rojo palpitante a cada fibra de mi ser, pero es imperante hacerlo, aunque el corazón me mire con cierto rencor mientras sufre pues soy quien lo ha lacerado.

Su nombre también inicia con un silencio.

Era demasiada coincidencia. También lleva silencio en el alma, sólo que en este caso no sé que signifique e intuyo que no lo sabré. Lo que sí, es que daré un paso atrás y otro adelante: el primero con respecto a su andar, el segundo para retomar el mío. No quiero irrumpir en su silencio, porque no sabe cómo ha nacido el mío.

Quizá haya un tiempo en el que las palabras un poco desesperadas por salir del encierro del mutismo puedan escapar y revolotear no sólo en sus oídos sino en en su corazón; que les deje hablar y explicar el torbellino en el que se perdió mi ser... del que ha salido disparado después de someterlo bajo decisión propia a esa vorágine y ahora ha quedado tumbado, en el silencio.


Dos silencios.

Ahora me doy cuenta: conjugados me abrazan hacia el fin de esta historia.

Una historia que inició en el silencio de la primavera, (ese que casi no se percibe por ser tal estación) y que termina en este otoño frío, ¿qué mejor época que ésta?

Después, iniciar mi invierno como siempre, con ánimos de sentir heladas brisas, de mezclarme con el frío y escarchar mis sonrisas; volver  a mi origen, deslavar las emociones en agua que brote de mi espíritu y se desvanezca en el aire... acariciar mi corazón, disculparme y protegerlo incluso de mí misma.

Un invierno que me mire. Que guarde congelado el recuerdo de la correspondencia no nacida, no germinada en el corazón. Que lo conserve así, sin más ni menos emociones, sin más ni menos plalabras, tal como ha quedado en el camino.


AHEO


*Surciendo el corazón

7 comentarios:

don vito andolina dijo...

Hola,preciosas letras van desnudando la pura y genuina belleza de este blog, si te va la palabra encadenada,la poesía, te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen día, besos solidarios...

don vito andolina dijo...

Hola,regreso ligero de equipaje a tu hermosa casa, aquí me quedo, es todo un placer, pasa buen día, besos de nieve...

Ricardo Miñana dijo...

Hola bonito texto y bella imagen,
te deseo una buena semana.
saludos.

freightback dijo...

Nice blog

Ricardo Miñana dijo...

deseo que estos días tan señalados tengas unas
¡felices fiestas!.
un abrazo.

AHEO dijo...

Don Vito, un gusto tenerte aquí, cada que gustes mi tierra estará para tí. Besos.

Freightback, un saludo.

Ricardo, gracias por tu visita y tus buenos deseos, recibe un abrazo desde esta tierra que recibe con gran gusto a sus visitantes. Un abrazo.

Diane dijo...

This looks like a winter wonderland.