Páginas

miércoles, 18 de julio de 2012

No te lo dije

Porque era peligroso,
porque sabía que al soltar una sola palabra, seguro me traicionaría la piel y querría aferrarse a la tuya.

Porque la libertad para mirarte se vería limitada y hasta se vería coartada la tuya para mirarme.

Porque quise permanecer como una sonrisa aliada, como el abrazo que abriga con ternura, ambos impulsos que jamás buscarías pero que me encargaría de mantener vivos.

Porque me importas tanto que no quiero que lo sepas para no abrumarte.

AHEO